Cuatro de cada 10 chicos viven en un hogar pobre

Los menores de 14 años son los más golpeados por la pobreza y la indigencia.

Chicos en la puerta de la casilla en la que viven a orillas del Riachuelo. Marcelo Carroll

Se dice que “la infancia es el período más feliz de la vida” y que “los únicos privilegiados son los niños”.

La realidad marca que los chicos menores de 14 años son los más golpeados tanto por la indigencia como por la pobreza. La indigencia infantil subió del 7,6 al 8% y la pobreza infantil subió del 39,7 al 41,4%, de acuerdo a los datos difundidos por el INDEC.

De aquí se desprende que 4 de cada 10 chicos vive en hogares pobres. En total son poco más de 4.500.000 chicos pobres, casi 900.000 son indigentes.

Esto significa que esos chicos indigentes viven en hogares que no pueden comprar los alimentos básicos. Y los chicos pobres se desarrollan en hogares que si bien pueden adquirir una canasta de alimentos básicos, tienen privaciones y carencias de todo tipo.

Así las cosas, si bien se amplió el universo de familias que cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH) esa ayuda puede ayudar a cubrir la compra de alimentos básicos, pero está lejos de sacar a esas familias de la pobreza.

Esta dimensión de la pobreza infantil es un factor de reproducción de la pobreza. Porque el chico que se desarrolla con privaciones alimentarias, de vivienda, salud o educación tiene un futuro sombrío.

Además, la mayoría de esos chicos viven en hogares sostenidos por trabajadores precarios, subocupados, que se desempeñan en la informalidad, sin seguridad social.

Fuente: https://www.clarin.com

¡Ayudanos!